Por qué la música puede ayudarte a meditar.

Ayer fui invitada a realizar una meditación para recibir el nuevo año y despedir el anterior, en un nuevo centro muy acogedor llamado Almabodhisattva. No suelo acudir a este tipo de eventos porque prefiero meditar en soledad con mi propia música y mi espacio, sin embargo fue una experiencia muy agradable de la que también aprendí. En concreto nos comentaron el ambiente tan especial que se puede crear con determinados sonidos e instrumentos musicales para facilitar la meditación. La música que tenían puesta de fondo sin duda resultaba muy relajante y favorable para la meditación, con sonidos naturales combinados con instrumentos orientales.

3 E 16 Meditación música

La meditación es una de las prácticas universales más extendidas, seamos conscientes de que estamos meditando o no. Ya que meditar consiste en algo tan sencillo como estar en el momento presente, en el aquí y el ahora. Es lo que se conoce también como mindfullness o meditación consciente.

Existen diversas técnicas de meditación que facilitan la concentración e inducen a la meditación de forma más rápida y sencilla. Unas técnicas son más estáticas o pasivas y otras más dinámicas o activa. Unas pueden ser más adecuadas que otras dependiendo del momento del día en el que nos encontremos o de nuestras circunstancias personales

Sin embargo, realmente todos meditamos en algún momento del día de forma natural. Es algo muy simple, porque se trata de un estado natural de la mente. Estamos meditando cuando disfrutamos de un paseo, cuando leemos algo que nos absorbe totalmente, cuando escuchamos simplemente nuestra respiración y latidos del corazón,  cuando estamos a punto de dormir o nada más despertar. Es decir, estamos meditando cuando nos encontramos inmersos en cualquier actividad en la que mantenemos toda nuestra atención y fluimos con ella.

La música, al tratarse de un fenómeno temporal, nos obliga a estar presentes en el aquí y el ahora si queremos apreciarla plenamente, con lo que resulta un instrumento muy útil para la meditación.

Tanto si estamos escuchando música, componiendo o interpretando nuestra música favorita con un instrumento musical o cantando, podemos experimentar esa experiencia de estar en el aquí y el ahora. El hecho de concentrarnos conscientemente en un sonido o grupo de sonidos, ya puede inducir un estado meditativo. En mi caso, esto me ocurre con la flauta travesera cuando realizo sonidos tan largos como la duración que me permite el aire que hay en mis pulmones. El simple hecho de respirar  profundamente y producir un único sonido, fijándome en sus cualidades, como la afinación, color, intensidad, etc., para mí supone estar plenamente en el momento presente, alejando cualquier otro pensamiento que pueda distraerme. Este es mi remedio personal contra la ansiedad y el estrés, sin duda.

Para explicarlo desde el punto de vista de la neurociencia, la música hace que el hemisferio izquierdo, nuestro lado más racional, se focalice en algo como puede ser simplemente el sonido de un cuenco tibetano o de cuarzo o los sonidos largos de mi flauta,  y permiten al hemisferio derecho funcionar con mayor fluidez. De ahí que la música nos facilite, no sólo la meditación, sino que también favorece la creatividad y la gestión de nuestras emociones.

Centrarnos en la música que estamos escuchando facilita la meditación porque nos aleja del torrente de pensamientos racionales que están dentro de nosotros y que nos gustaría acallar, tales como las preocupaciones, los disgustos, las experiencias que hemos tenido, las obligaciones del día a día, etc.

La música permite liberar el funcionamiento del hemisferio derecho que es donde se asienta el mundo emocional , el de la intuición y la imaginación.

“La meditación nos adiestra en el arte de la atención consciente, no importa cuál sea el soporte que utilicemos para mantener nuestra atención en la práctica meditativa. No importa si es la respiración, un sonido, un mantra, una visualización mental, una imagen. La atención es la balsa que nos permite navegar por encima de las olas, en vez de estar inmersos en ellas, sufriendo los embates y la fuerza de su corriente, la corriente de las emociones”. Vajradara Kalu Rimpoché, lama budista.

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página. 100% libre de spam.

Esther Canales Castellanos. Psicóloga Experta en Coaching PsEC y Economista.

Autora del libro ” Psycofullness, Psicología Positiva y Coaching para una vida plena”, donde aprenderás técnicas de coaching para aprender a fijar y conseguir tus objetivos en el trabajo,y trazando planes adecuados.

Puedes encontrar mi libro a través de Amazon, donde podrás comprarlo con todas las garantías y un servicio de entrega a domicilio y atención al cliente excelentes.

Lo puedes adquirir en dos formatos.

En papel, pinchando en el siguiente enlace:

Psycofullness. Psicologia Positiva y Coaching.: Para una vida más plena.

En formato ebook, pinchando en este otro enlace:

PsycoFullness, Psicología Positiva y Coaching.: Para una vida plena.

Esther Canales

Psicóloga colegiada experta en coaching PsEC , PNL e Inteligencia Emocional, Economista y profesora de piano. Creadora también de las webs: psycofullness.com sobre psicología positiva y coaching. psycosmedia.com sobre marketing online.

Deja un comentario